Osteopatía

La osteopatía es una especialidad terapéutica fundamentada en la anatomía, fisiología y biomecánica del cuerpo humano que expone un enfoque global del sujeto. Se fundamenta en la relación entre la composición corporal y su funcionalidad, y cómo esta participa en la producción de la patología.
La participación osteopática ejecuta un diagnóstico servible con la intención de proveer el régimen más correcto para el tolerante. Este régimen está conformado por un grupo de procedimientos y técnicas terapéuticas y preventivas que, aplicadas de forma manual sobre los tejidos, consiguen directamente o refleja reacciones fisiológicas que equilibran y normalizan las distintas modificaciones corporales.
Hablamos de una terapia complementaria a la medicina común, distribuyendo el propósito de prevención y promoción de la salud.
Paralelamente la osteopatía puede dividirse en tres enormes ramas interconectadas entre sí:

  • Osteopatía estructural: apuntada al régimen del sistema musculoesquelético y del sistema nervioso periférico.
  • Osteopatía visceral: apuntada a disfunciones de construcciones viscerales y al sistema fascial y ligamentario que las circunda.
  • Osteopatía craneal: régimen de las construcciones de cráneo y, por medio de las mismas, de pares craneales y otras partes del sistema nervioso central.

Indicaciones

Disfunciones del electrónico locomotor: el mal vertebral se encuentra dentro de los fundamentos de consulta más recurrente en osteopatía, así como cervicalgia, tortícolis, neuralgias cérvico-braquiales, dorsalgias, lumbalgias, ciáticas, cruralgia, etc.

La Osteopatía está indicada además en dolores de los integrantes, como periartritis escápulo humeral, trastorno subacromial, tendinopatías, esguinces, roturas musculares, traumatismos, artrosis, etc.

Disfunciones craneales: fundamentalmente indicada en cefaleas, migrañas, pitidos o zumbidos en los oídos, vértigos y mareos, pero además en inconvenientes oculares, de escuchado, sinusitis, rinitis, etc

Alteraciones de la ATM (Articulación Témporo-Mandibular): el mal a lo largo de la masticación, bruxismo, bloqueo mandibular, reducción de la apertura de la mandíbula, etc.

 

Trastornos digestivos, como contrariedad en la digestión, reflujos, gases, colon irritable, etc.

 

Trastornos cardiorrespiratorios, como bronquitis, sinusitis, etc.Trastornos ginecológicos, como dolores menstruales, mal ginecológico, pérdidas de orina, etc

 

Pediatría, en modificaciones del sueño, cólicos del lactante, tortícolis congénita, otitis de repetición, plagiocefalia, etc.